Y SIGUE AMANECIENDO

 

No hace falta que nos pongamos de acuerdo todos bajando las

persianas, y provocando que se haga la noche, porque ya sabemos

que ella nos visita siempre al caer la tarde.

Sí, debemos dejar la noche para que descansen nuestras ideas; si

el día ha sido bueno para soñar con él y si no lo ha sido tanto para

poder olvidarlo.

No hace falta que abramos los paraguas esperando que la lluvia

nos visite, porque ya sabemos que vendrá cuando las nubes lo

decidan.

Sí, debemos tener paciencia, e ir preparando el terreno para que

cuando caiga el agua sepamos utilizarla.

No hace falta que gritéis para que la gente conozca Niemann

Pick, lo sabéis hacer en cada momento:

– Motivados por la luz de un nuevo día.

– Aguantando el “apagón” de las, a veces, traicioneras noches.

– Compartiendo todos el agua cuando nos cae.

Mª Carmen Cortés

12/04/10

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *