EL SUEÑO DE RAÚL

 

El objetivo de este calendario era recaudar fondos para la fundación Isabel Gemio y nos llamaron para una reunión en el estadio Vicente Calderón, donde los niños tenían que dibujar lo que quisieran con el aliciente de una pregunta común. Que superpoderes que gustaría tener si fueras un superhéroe?. Raúl contesto que a él le gustaría curar y dibujo el globo terráqueo sujetado por un niño. Después nos citaron en el Monte del Pinar con los jugadores del Atlético de Madrid, Forlán, Simao y Perea, allí estaba Raúl, atletita desde que hablo para decir con 2 años, “atleti,” por esa razón cuando se vio jugando al béisbol con un trozo de pino en las manos ayudado por Perea y bateando unas piñas secas que le lanzaba Forlán y a Simao cogiendo las piñas bateadas por el, se sintió feliz, sus ídolos estuvieron jugando con el al béisbol. Como a Raúl, a los demás niños les hicieron fotos con varios jugadores para completar los doce meses del año. A todos los niños se les veía felices, por que por unos momentos estaban viviendo un sueño que ya nadie ni nada podría arrebatarles.

 

RAÚL GARRIDO ESTEBAN

 

POR ELLOS SIGUE MI LUCHA

 

Os conocí en Noviembre de ese mismo año y nada ha vuelto a ser igual, ese fin de semana fue el mas duro de toda mi vida, volví confusa , por una parte asustada , ví lo que no quería ver, el desarrollo de la enfermedad, pero también ví a una familia de la que sin darme cuenta ya formaba parte.

Poco a poco vas asimilando lo que pasa ( no te queda mas remedio ), empieza una nueva vida y te vas dando cuenta que no tiene por que ser peor que la de antes, incluso me atrevería a decir que cada día sale el sol en mi casa aunque fuera este diluviando, solo necesito ver despertar a mis hijos , mis dos soles Raúl e Iván. Hasta ahora no os he hablado de mi hijo de 8 años Iván. Iván esta implicado como el que más, colabora en todo lo que puede par ayudar a su hermano, esta siempre pendiente de las pastillas que hay que dar a Raúl, sabe y ayuda a hacer la fisioterapia, le hace reír, es paciente con las innumerosas preguntas que hace su hermano, juega Con el y le hace la vida un poco mas fácil, aunque también se pregunta cosas como por ejemplo porque ahora tiene que sujetar el sillín de la bici a su hermano cuando ante era al revés y su hermano sabia montar en bici solo, son preguntas difíciles de explicar a un niño de 8 años.

Iván es la mejor terapia que Raúl tiene en estos momentos. La gente me pregunta de donde saco las fuerzas para seguir, yo les digo que mis hijos me dan fuerza para levantarme cada mañana, ellos son mis antidepresivos,

en definitiva por ellos seguiré luchando .

 

SALUD GUERRA VEGA